1bf4a_ae36

Debido a la hermosura de este monumento creado por la naturaleza o acaso el modo en el que nos hace recordar los más lujosos palacios de la India, este cuerpo de agua es denominado como Tal Mahal. Es uno de los más famosos cenotes del territorio quintanarroense y por supuesto es un atractivo imperdible para quienes vacacionan en esta zona del territorio mexicano.

Se encuentra a 25 kilómetros del sur de Playa del Carmen. Se llega a él siguiendo la carretera 307. A lo largo del camino hay distintos señalamientos para llegar sin problemas. Es verdad que a diferencia de otros conocidos cenotes de la región, Taj Mahal se encuentra un tanto alejado de la carretera.
Este cenote abre todos los días, de las 10 am a las 6 pm. Es una de esas raras pozas en las cuales se puede detectar, por lo cristalino de sus aguas, a las haloclinas, es decir, las zonas de vinculación entre el agua dulce y el agua salada en lo profundo de un cenote. Ciertamente, ejercitarse en el submarinismo en el cenote Taj Mahal es una experiencia tan emocionante que difícilmente se olvida.

Los visitantes que se sumergen en las aguas de esta poza pueden observar curiosos juegos de luz y las extrañas formas que forman las estalactitas y estalagmitas de las cavernas que se encuentran en el cenote. En diferentes periodos del año, buzos profesionales acuden al Taj Mahal, solamente para observar los insólitos reflejos que se generan por el paso de los rayos del sol a través de agua cristalina. Es un fenómeno fuera de lo común que nadie se debe perder.

Hay que señalar también que este cenote quintanarroense tiene restaurante y estacionamiento. Definitivamente es una de las maravillas naturales de México. En realidad está integrado por cuatro cenotes comunicados entre sí. Es aconsejable que sólo lo exploren buzos de gran experiencia, pero en general todos lo pueden visitar y disfrutar. Tras haber acudido al cenote Taj Mahal es conveniente descansar en uno de los mejores hostales de la región: el cómodo y económico Hostal MX Playa del Carmen.